Alianza Intercontinental de Redes de Mujeres para el Derecho y el Desarrollo
  • Promoviendo el quehacer político jurídico feminista en América Latina, el Caribe, Asia y África
  • Promoviendo el quehacer político jurídico feminista en América Latina, el Caribe, Asia y África
  • Promoviendo el quehacer político jurídico feminista en América Latina, el Caribe, Asia y África

  • APWLD

    Más allá del crecimiento: 4 demandas para un desarrollo justo y sostenible. El modelo global de desarrollo no está funcionando para las mujeres rurales, las mujeres de zonas urbanas pobres y para las migrantes provenientes de Asia-Pacífico. Las mujeres y las niñas siguen siendo víctimas de discriminación y desigualdad en cuanto al acceso a la educación, la nutrición, los servicios de salud y los de derechos sexuales y reproductivos, la toma de decisiones, el acceso y el control sobre la información y la comunicación, la tierra y otros recursos productivos. Ello limita sus oportunidades de trabajo decente, vida y seguridad y la plena participación en la vida pública.

    El mundo está experimentando una serie de crisis múltiples, sin precedentes, e interrelacionadas con la economía, la energía, los alimentos, el medio ambiente, el clima y la profundización de la pobreza.

    Las mujeres, especialmente las mujeres marginadas de Asia Pacífico, experimentan estas crisis de forma más aguda. Los modelos de crecimiento no regulados han demostrado ser ecológicamente desastrosos, promoviendo la extracción insostenible de los recursos, el desmonte de tierras a gran escala, la agroindustria y contribuyendo al calentamiento global. El modelo ha fracasado en particular con las mujeres rurales, indígenas y migrantes que cargando el peso de los desastres climáticos, están perdiendo continuamente el acceso y control de la tierra y los recursos, ubicándose entre los más marginados económicamente.

    El marco de desarrollo que ha dominado los enfoques de los últimos 30 años, dirigido por las instituciones financieras internacionales y los países ricos, ha estimulado el crecimiento económico por parte del gobierno de- regulación intervención, la privatización de los activos públicos y el fomento de la inversión extranjera directa. Se ha asumido el impacto tipo "goteo " de generación de riqueza, sin embargo, es cada vez más evidente que este esfuerzo no ha logrado erradicar la pobreza y por el contrario se han ampliado las desigualdades y se han causado violaciones a los derechos humanos.

    Estando los ODM bajo revisión, una re- visión del desarrollo se va haciendo posible; las mujeres necesitan un nuevo modelo de desarrollo , un modelo que apunte a reducir las desigualdades de riqueza , poder y recursos entre países , entre ricos y pobres y entre hombres y mujeres. El desarrollo debe centrarse en el fomento de comunidades sostenibles, una vida sostenible y entornos sostenibles para todos y todas.

    APWLD está desarrollando una campaña con cuatro objetivos que deben incluirse en el nuevo marco de desarrollo. Creemos que el marco tiene que ser impulsado por las necesidades y soluciones de los que deberían ser los beneficiarios previstos: las mujeres y los hombres del sur global. La reducción de las desigualdades debe ser un objetivo primordial.

    1 . Acceso y control de la tierra y los recursos
    2 . Trabajo y Salario decente
    3 . Paz y Justicia
    4 . Voz

  • Cladem

    Los derechos económicos sociales y culturales de las mujeres

    El cumplimiento del Pacto Internacional de los Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC) y del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre los Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador) está condicionado por el actual sistema económico y el modelo de desarrollo, así como por el sistema patriarcal.

    Si bien en el artículo 3º del PIDESC y los artículos 3º, 6º y 9º del Protocolo de San Salvador establecen la obligación a los Estados de garantizar la igualdad de derechos del hombre y la mujer al goce de la salud, educación, empleo, agua, vivienda, alimentos y seguridad social. A pesar de estos compromisos en América Latina y el Caribe persiste la desigualdad, la pobreza y la exclusión social.

    En este marco, CLADEM monitorea la aplicación del PIDESC en América Latina y el Caribe a través de presentar informes sombras a los distintos comités monitores de las Naciones Unidas, elaborar diagnósticos nacionales y regionales, impulsar campañas, capacitar y difundir la situación y los obstáculos que existen para las mujeres en el goce de los DESC.

    Este trabajo ha permitido a la Red identificar las brechas que se identifican para alcanzar la igualdad de género en la región, algunas que destacan son:

    El desconocimiento del aporte del trabajo no remunerado a la economía de los países. En las mujeres se sigue concentrando el trabajo doméstico, de cuidado y reproductivo lo que limita las oportunidades de participación política y económica de las mujeres.

    La impartición de una educación no sexista.  En los sistemas educativos de la región aún no se incorpora como parte del currículo contenidos o materias que combatan los estereotipos discriminatorios y sexistas y la violencia hacia las mujeres.

    El acceso al trabajo decente. Son las mujeres quienes acceden a empleos de menor remuneración, en condiciones precarias e informales. Siguen prevaleciendo patrones culturales tradicionales discriminatorios que mantienen a las mujeres en situación de discriminación laboral, doble jornada y empleos con jornadas laborales de menos horas lo que afecta directamente el salario que obtendrán.

    La seguridad social y jubilación. El que las mujeres prevalezcan en los trabajos precarios e informales no garantizan el acceso a la seguridad social y pensiones lo que impacta directamente en la calidad de vida de las mujeres.

    El acceso a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad. La muerte materna, la disminución de abortos que ponen en riesgo  la vida de las mujeres, garantizar la educación sexual y el acceso a anticonceptivos siguen siendo una deuda pendiente de los Estados latinoamericanos y caribeños.

    El acceso a la propiedad y la tierra.A pesar del papel de las mujeres en la agricultura y economía su acceso a la propiedad y tierra es limitado por la discriminación de género en los procesos de herencia, la inequidad en los procesos de distribución de tierras y el acceso limitado a la compra de propiedad.

    La persecución a las defensoras de los derechos humanos que defienden el acceso al agua, recursos naturales, territorio y comunidad cuando se ven amenazados por la industria extractiva.

    Documentos CLADEM que puedes consultar:

    CLADEM, “Diagnóstico de los derechos económicos sociales y culturales de las mujeres en la región”, documento presentado en la XXXV Asamblea General de la OEA, julio 2005.

    —Núñez Elba, “Igualdad de género en el goce de los DESC”, CLADEM, octubre 2005.

    —Núñez Elba (coordinación).  Sistematización de estudios nacionales sobre derechos habitacionales y DESC de las mujeres , CLADEM, octubre 2008.

    —Vázquez Roxana (coordinación).  La globalización al debate. Reflexiones feministas , CLADEM, diciembre 2010.

    —Soledispa Toro Azucena y Sánchez Pinto Silvana. DESCA. Guía para la identificación, selección y judicialización de casos de violación de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de las mujeres a nivel nacional , CLADEM, diciembre 2011.

    —Romero Bidegaray Inés.  Garantía y realización del derecho a la educación en América Latina: los avances en la igualdad en el goce y ejercicio del derecho de las mujeres a la educación.  Balance regional, CLADEM, diciembre 2011.

    Otros documentos de consulta:

    Observación general No. 16 “La igualdad de derechos del hombre y la mujer al disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales”, Comité DESC, 2005.

    —Observación general No.13 “Igual remuneración por trabajo de igual valor”, Comité CEDAW, 1989.

    —Observación general No. 16 “Mujeres que trabajan sin remuneración en empresas familiares rurales y urbanas”, Comité CEDAW, 1991.

    —Observación general No. 17 “Medición y cuantificación del trabajo doméstico no remunerado de la mujer y su reconocimiento en el producto nacional bruto”, Comité CEDAW, 1991.

    —Observación general No. 24 “La mujer y la salud”, Comité CEDAW, 1999.

    —Observación general No. 27 “Sobre las mujeres de edad y la protección de sus derechos humanos”, Comité CEDAW, 2010.

    —“Los principios de Montreal: el derecho de la mujer al goce equitativo de los Derechos Económicos Sociales y Culturales”, Montreal, Quebec, 7 al 10 de diciembre de 2010.